Desde la edad de los primitivos el hombre siempre ha querido volar como un pájaro, ser libre como ellos y poder surcar los cielos, viendo todo desde arriba como Dios.

La excursión de esta vez es desde las alturas como si fuéramos pájaros con ganas de conocer edificios de la ciudad en la que vivimos.

Para ello vamos a ir a varios edificio de la ciudad, esta excursión la hacemos un lunes y no en el fin de semana como acostumbramos de hacer, ya que en algunos edificios la entrada es totalmente gratuita.

Salimos desde la plaza del altozano en Triana y vamos andando por la calle Betis (el nombre de la calle se cogió del río Guadalquivir, que llegó a llamarse así) para cruzar a Sevilla, el primer edificio que vemos es La Torre del Oro, llamado así por diferentes historias.

Una cuenta que cuando Colón volvía de América cargado de oro (ese mineral tan preciado por todos y que es formado por el choque de dos fragmento de estrellas que viajan a la deriva), lo guardaba en esa torre hasta el día de su comercialización.

La otra cuenta que cuando se limpiaban los azulejos amarillos de la cúspide (parte alta de la torre), lo dejaban tan limpio y brillante que al reflejo del sol aquello parecía oro.

Sea como fuere, nosotros entramos en dicho edificio y después de ver el museo naval que abarca, subimos a la parte de arriba para contemplar la ciudad desde ese punto. Desde arriba divisamos La Torre de la Plata (muy poco conocida), es un torreón de piedra que desde lejos parece plata vieja. Al salir de allí nos vamos a la Catedral y Giralda, dos edificios que merecen la pena ver y tomarse su tiempo allí para disfrutarlos. La catedral es la más grande en volumen del mundo y de la Giralda se podría decir muchísimas cosas de ella pues es un edificio muy peculiar que haremos una excursión solo a ella para contar cosas de esa torre. Entramos por la puerta de San Miguel (la más cercana al Archivo de Indias, lugar donde se guardan cartas de Cristóbal Colón), nos recoge Florencio y con sus explicaciones y guía, visitamos la catedral para luego subir a la Giralda, viendo la ciudad desde lo más alto (sin contar con la Torre Pelli), a mitad de ruta nos sentimos más aún, como un cernícalo o una lechuza (pájaros comunes en los edificios antiguos de la ciudad de Sevilla). Divisamos las vistas que tenían las personas que crearon aquel lugar y disfrutamos de todo lo que nos rodea, bajamos por el mismo sitio que subimos y atravesamos el patio de los naranjos para salir de allí. El último edificio que vemos es un edificio moderno situado en la parte alta de la Campana, llamado Las Setas. En la parte de abajo están los restos de un antiguo castillo y al subir vemos la ciudad desde la vista de un pájaro.

Terminamos nuestra visita tomando una bebida en lo alto de Las Setas y contemplando las vistas desde aquel lugar tan maravilloso creado en el 2012.

Si quieres Disfrutar, ven con Senderismo Sevilla a Caminar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies