Ya llegó septiembre. Y comenzaron las rutas senderistas. Llegó septiembre y volvimos a Puerto Zumajo. De nuevo, el encantador enclave onubense fue el lugar elegido para inaugurar la temporada de Senderismo Sevilla.

Comenzamos el camino evocando recuerdos de aquella otra jornada de inauguración, lejana en el tiempo pero no en la memoria. Algunos repetíamos la experiencia, otros iniciaban la ruta con la curiosidad propia de los novatos.

La jornada resultó gratificante para todos. Incluso para los pequeños senderistas que, bien pertrechados, recorrieron los senderos con alguna que otra ayudita de los mayores. Aprendiendo desde el principio que hacer senderismo no es solo caminar, hacer senderismo es sinónimo de compañerismo, de ‘hacer amigos’ en cada ruta.

Los agostados campos nos acogieron con los brazos abiertos. Y a pesar de la persistente sequía, el paisaje que recorrimos nos ofreció huertas de árboles frutales bajo los que descansar, breves corrientes de agua y algunas blanquecinas nubes que ocultaban el sol para aliviarnos del calor.

Un calor que desapareció en cuanto llegamos a Puerto Zumajo. La refrescante visión del lago fue el contrapunto perfecto del primer sendero de la temporada.

Y una vez allí, comenzó la celebración. La doble (o triple) celebración. Festejábamos el inicio de  temporada y los  cumpleaños de Carlos y Eduardo. Guías y compañeros. Juntamos mesas y sillas, preparando el lugar del almuerzo antes de desperdigarnos por el idílico lugar de recreo.

Algunos se lanzaron inmediatamente al agua, otros montaron en kayaks, y el resto buscamos una refrescante bebida y un rincón en el que descansar en amigable y distendida charla. Teníamos la tarde por delante para conocernos mejor, para compartir anécdotas, para hacernos fotografías y atesorar recuerdos.

Me gusta destacar este otro aspecto del senderismo. Cuando, terminada la ruta, cansados pero satisfechos, compartimos el tiempo con los compañeros. Compañeros que terminan siendo amigos. Amigos que abrazas cuando vuelves a coincidir con ellos…

Tras el suculento almuerzo, tarta de celebración, café y piña colada (bonito detalle de Antonio y Mari Carmen para los homenajeados, para todos, que ratifica lo que apuntaba más arriba). No me extenderé en mi relato de la jornada. Ya circulan por la red los vídeos del baile que puso punto y final a la jornada de inauguración de Senderismo Sevilla en Puerto Zumajo.

Entretenidas imágenes que quedarán como fiel reflejo de lo que aquí escribo. Como memoria de la buena sintonía y satisfacción que compartimos. Además, espero que mis fotografías reflejen una mínima parte de la belleza del entorno de la sierra onubense que nos acogió.

 Sí, por fin llegó septiembre. Y comenzaron las rutas senderistas. Ya tocaba caminar y compartir el camino. Caminar haciendo amigos.

Eloína Calvete García

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar