Nivel uno. El domingo 17 de junio vamos a navegando a Sancti Petri. Es una excursión de nivel uno de 11,5 km totalmente llana. Pondremos un autobús para el desplazamiento, navegaremos en barco al islote de Sancti Petri y haremos una visita interpretada y completa a su castillo.

Navegando a Sancti Petri

Vamos a disfrutar de uno de los lugares más emblemáticos de la costa gaditana, haremos una ruta por su playa  y visitaremos el castillo de Sancti Petri, antiguo Oráculo de los Dioses, donde emperadores romanos y generales cartagineses fueron a recibir inspiración para enfrentar sus batallas.

Para los que van en coche nos reuniremos a las 10.30 horas en la glorieta que se observa en la imagen, cuyas coordenadas son 36.432881, -6.229887. En bus saldremos de nuestras paradas habituales en Sevilla: A las 7:30 horas Café Gran Plaza, 7:45 horas José Laguillo frente al hotel Santa Justa y 8:00 en la Cervecería Ronda el Alamillo, se recomienda estar un cuarto de hora antes para cumplir con los horarios. Pararemos a desayunar en el camino de ida.

El Islote de Sancti Petri se sitúa en la desembocadura del caño de Sancti Petri, antiguamente estaba unido a la isla de Cádiz por una vía que ha desaparecido por la acción del mar. Según los antiguos historiadores, existió un templo dedicado a Hércules y a Merkart fenicio, era uno de los más importantes santuarios de la antigüedad y Pomponio Mela confirmó que los restos de Hércules estaban en este templo. La entrada al templo estaba presidida por dos columnas de broce y en el altar siempre había un fuego encendido. Por las vicisitudes de las diferentes épocas, en el siglo XIII había desaparecido dicho templo, se construyó en principio una torre y después en siglo XV el actual castillo, como lugar de defensa contra los ataques de piratas, y durante  la guerra de la Independencia fue un recinto carcelario. En 2013 el castillo de Sancti Petri fue rehabilitado por la Junta de Andalucía y en la actualidad es un lugar turístico, existiendo también un faro que sirve de baliza al islote.

Comenzamos nuestra excursión caminando hacía la playa del Castillo que es una de las pocas payas del litoral gaditano que se conserva en estado natural con elevados valores geomorfológicos, botánicos y paisajísticos.

Recorreremos una flecha litoral que es una interesante formación geológica que se origina con los aportes de arena depositadas por las corrientes de deriva litoral y que, en continuo crecimiento, avanzan en la dirección de las corrientes dominantes haciendo desplazarse las desembocaduras de los ríos y caños a los que se asocian y dando lugar a la formación de marismas entre una y otra orilla.

El caño de Sancti Petri que iremos viendo a la izquierda, es el mayor de la Bahía de Cádiz. Su anchura y profundidad permiten su navegación y su canal constituye el límite entre los términos municipales de San Fernando y Chiclana de la Frontera. En sus marismas podremos observar una rica avifauna en la que destacan los flamencos, garzas, cormoranes y una multitud de aves limícolas que buscan alimento en sus fangos. En medio de la playa veremos restos de un antiguo bunker.

A lo largo de nuestro recorrido nos encontraremos con diferentes depósitos de arena que ha realizado la fuerza del viento, dando lugar a la formación de dunas que con dificultad son sostenidas por algunas especies vegetales.

Encontraremos diferentes especies vegetales que están adaptadas a este tipo de hábitat, con poco sustrato en el suelo, soportan vientos, insolación, y mucha humedad ambiental, y tienen capacidad de acumular agua con robustas raíces para agarrarse al terreno, presentando tonalidades claras o blanquecinas para reducir la absorción de calor y la evaporación con perfiles aerodinámicos achaparrados para soportar los vientos.

Y llegamos a La Punta del Boquerón. Este sendero, sin duda de los más hermosos que pueden recorrerse en el Parque Natural Bahía de Cádiz, discurre en su mayoría por la línea de transición entre las marismas del caño de Sancti Petri y las dunas de la playa del Castillo, terminando en el Monumento Natural Punta del Boquerón, el cual constituye el extremo meridional de una flecha litoral.

Aquí  en la Playa de Camposoto y ya en la Punta del Boquerón encontraremos La Baterria de Urrutia, fortificación de carácter defensivo, con la función de controlar el acceso a Chiclana y evitar la entrada de enemigos controlando el caño hasta San Fernando

Y desde aquí cogeremos un barco que nos trasladara al Castillo de Sancti Petri, antiguo Oráculo de Hércules.

Y regresaremos por las tablas de vuelta.Siguiendo el recorrido del sendero observaremos a la derecha amplios sistemas dunares en un excelente estado de conservación sobre los que se desarrolla una vegetación especialmente adaptada a estos suelos arenosos e inestables en la que las especies dominantes son la retama blanca y el barrón que contribuyen con sus extensas raíces a fijar las dunas. A la izquierda, por el contrario, verás una marisma regenerada de forma natural tras el abandono de las antiguas salinas en las que se halla una vegetación muy distinta, constituida por algas y especies halífilas adaptadas a la alta salinidad de estos suelos fangosos y a ser periódicamente cubiertas por el agua con la subida de las mareas.

Las primeras dunas que observamos, más cercanas al mar, se denominan embrionarias que son de pequeña altura y a veces son rebasadas por el agua del mar durante los fuertes temporales, sobres estas se asientan diferentes plantas duras y resistentes como la oruga marítima (Cakile maritima) yla barrilla pinchosa (salsola kali) e inmediatamente tras ellas el barrón (ammophila arenaria)  la grama (Elymus farctus) gramíneas perennes que con sus largas raíces poco a poco van fijando las arena.

Un poco más al interior aparecen las dunas primarias, algo más antiguas y estabilizadas , en las que se asientan comunidades vegetales más complejas dominadas por el barrón (Ammophila arenaria) acompañado de alelí de mar (Malconia littorea), cardo de mar (Eryngium maritimun), cuernecillo de mar (Lotus corniculatus), azucena de mar (Pancratiun maritimum), y la lechetrezna (Euphorbia paralias).

Tras ellas, más resguardadas de los vientos y con una mayor disponibilidad de nutrientes en su sustrato, entrarás las dunas secundarías, de mayor altura y amplitud, que son colonizadas por una vegetación perenne más densa y rica en la que además de las anteriores especies aparecen la rubia espigada (Crucianella maritima), manzanilla marina (Arthemis maritima), y la retama blanca (Retama monosperma) que en la Punta del Boquerón prolifera formando uno de los retamares más extensos de la costa gaditana.

Tras los cordones dunares, en la zona de contacto entre estos y la marisma, aparece una pequeña franja en la que gracias a la humedad proporcionada por la descarga del agua dulce retenida por capilaridad entre las arenas de la duna los pequeños encharcamientos de agua de lluvia, llegan la proliferar algunas plantas como juncos (juncus acutus, J maritimus) y carrizos (Phragmites australis) que se entremezclan con otras propias de zonas salobres por la influencia de la cercania marisma.

El precio de la excursión es 38 € que incluye autobús, barco para el traslado al islote de Sancti Petri y entrada interpretada al castillo (los socios 8€ menos y los niños 5€ menos). Para venir con nosotros tienes que realizar el proceso de inscripción para ello tienes que hacer el pago por tarjeta (botón bajo estas líneas), por transferencia en nuestra cuenta de BBVA ES08 0182 3299 8202 0160 3487 y envíanos el resguardo al mail (info@senderismosevilla.net) con tu nombre y apellidos, número de DNI, fecha de nacimiento y un móvil de contacto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies