Repaso las fotografías de los senderos recorridos esta temporada, ellas me guiarán por mis recuerdos.

… Y vuelvo a Puerto Zumajo, punto de partida, casilla de inicio. Vuelvo a disfrutar de sus colores, de la alegría con la que vivimos la jornada senderista que inauguraba la temporada. Hermosas vistas, apetitosa paella, jaleosos baños, divertidos kajaks. Música y baile.

Y del puerto al cerro, al Cerro del Hierro. Una ruta entre rocas milenarias y  oscuras cuevas. Admirando los colores terrosos de un paisaje singular. Con nubes amenazantes que presagian lluvia y plantas trepadoras desafiando alturas. Así entramos en el otoño.

Y después nos fuimos de feria, a catar los primeros mostos entre castañares y setas. Caminando por senderos alfombrados de hojas, subiendo a elevadas fortalezas, descubriendo torres, bajando a bellos pueblos de la campiña sevillana.

Constantina, El Pedroso, Écija. Rutas de senderismo campestre hermanadas con la cultura, con el conocimiento natural, arqueológico y social de nuestro entorno más cercano.

Y qué decir de Acinipo y Setenil. Camino de bandoleros jalonado de historias remotas y avatares recientes. Arcaicas ruinas romanas  y construcciones imposibles en la roca.

Setenil, cuya importancia histórica rivaliza con su belleza. Setenil, en la provincia de Cádiz, como Arcos de la Frontera. Pueblo de empinadas cuestas y bellos miradores, el municipio más poblado de la Sierra de Cádiz que recorrimos fascinados.  

Y justamente a Cádiz llegamos en otra visita. A Cádiz en fiestas, en pleno carnaval. Una ruta playera y festiva por el paseo marítimo. Disfraces, chirigotas y comparsas. Senderismo urbano con olor a sal y mar plateado.

El mismo mar que baña y dibuja la costa portuguesa de El Algarve. Las mismas olas que perfilan su hermoso paisaje y diseñan sus acantilados y cuevas. El mismo mar que divisamos recorriendo el penúltimo sendero. El penúltimo antes del cierre vacacional. Y en Portugal llegamos a la última casilla, un serpenteante sendero por tierras lusitanas. Con crucero fluvial. Con hermosas vistas y buena comida. Con música y baile.

Para terminar justo como empezamos. Con entusiasmo y alegría. Dispuestos a volver al punto de partida para inaugurar una nueva temporada senderista. Para disfrutar de la naturaleza y compartir emociones con los compañeros de ruta. Para conocer nuevos senderos o volver a vivir los ya recorridos.

Hasta pronto. Nos vemos en la casilla de inicio.

Nos vemos en septiembre, en Puerto Zumajo.

Eloina Calvete García

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad